Comisarias

Blanca Álvarez Herrero y Aïda Esteve Birba

En su afán de estudiar demasiadas cosas y complicarse la vida y las ilusiones, Blanca y Aïda coincidieron hace años en un master de comisariado en nuevos medios. Ellas, de corazón analógico, perdidas entre tanta tecnología, se encontraron.

Una filóloga, otra del mundo de la publicidad y las relaciones públicas, una de clara y otra de caña, una más de ir saltando vallas, la otra más de pensar antes que disparar. Pero las dos historiadoras del arte y amantes de discusiones filosóficas de terraza y copa de vino. Sin postureo, sin pretensiones. Siempre desaprendiendo y avanzando.

Viven entre dos mundos, tal como Batman y Robin, de día salvan sus facturas con trabajos que aquí no vienen al caso, y de noche planean maléficamente como atentar contra la institucionalización del arte actual. Se declaran ignorantes del arte y a menudo se sienten outsiders del arte contemporáneo, de los textos expositivos que no llevan a nada y son demasiado complejos para ser entendidos por el 99,5% del público. Al arte contemporáneo le falta baile y le sobra un poco de ARCO.

Les gusta aplaudir los proyectos que piensan en el público más que en la crítica. En una reflexión posible más que en un discurso filosófico-pasivo. Defensoras de un arte menos complicado y más cercano, un día decidieron que si no les gustaba lo que veían, debían salir de la cueva y hacerlo ellas mismas. Y aquí están, sin muchas pretensiones, experimentando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s